La movilidad en el mediano plazo desde una perspectiva ciudadana

columna 1

¿Si tuviera que cambiar su modo de desplazamiento habitual cuál elegiría? Esta fue una de las preguntas realizada a 750 habitantes de tres municipios del Sur del Valle de Aburrá: Itagüí, La Estrella y Sabaneta, en la Encuesta de Percepción Ciudadana del Programa Aburrá Sur Cómo Vamos en el 2016. Aunque la encuesta indaga por la percepción actual de los ciudadanos respecto a aspectos determinantes en su calidad de vida, esta fue la única pregunta del cuestionario en términos de prospectiva. Justamente pretendía dar algunas pistas –desde la ciudadanía- sobre la forma como nos desplazaríamos los ciudadanos metropolitanos en el mediano plazo.

Las respuestas dejaron clara la tarea que tenemos en materia de consciencia ciudadana respecto al uso de modos privados de transporte y ofrecieron algunas luces sobre las decisiones que deben tomar tanto ciudadanos como autoridades en relación al tema.

El 29% de la población preferiría utilizar vehículo particular. De ellos, el 63% de nivel socioeconómico medio y bajo, en contraste con el 65% de nivel socioeconómico alto que se inclinaría por utilizar el sistema integrado de transporte o la bicicleta para desplazarse.

Teniendo en cuenta la situación ambiental actual y la alta incidencia que tiene en la calidad del aire la forma como nos desplazamos, es claro que para invertir la pirámide de movilidad se requiere una articulación entre la autoridad ambiental con otros actores públicos y privados, para generar nuevas y mejores estrategias encaminadas a ofrecer soluciones concretas  acordes a  las necesidades y realidades que enfrenta el Valle de Aburrá diariamente.

Sin embargo, la responsabilidad también recae sobre los ciudadanos. Es preciso evaluarnos y pensar cómo desde nuestras acciones cotidianas podemos generar impactos positivos en la dinámica de movilidad del Área Metropolitana. Para lograrlo necesitamos del acompañamiento de diferentes actores que le apuesten a la educación ambiental y a la cultura ciudadana, con el fin de sensibilizar y concientizar a los habitantes sobre asuntos que inciden directamente en nuestra calidad de vida.

La unión de esfuerzos y la planeación de acciones estratégicas pueden ayudarnos a obtener soluciones a largo plazo, para no tener que recurrir a paños de agua tibia cada que el valle nos envíe una alerta roja.

¿Y usted ha pensado si tuviera que cambiar su modo de desplazamiento cuál elegiría?

Publicado en Ciudad Sur – Edición #48 / Julio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *