La importancia de medirnos

columna septiembre

Conocer a profundidad la realidad de los municipios es una tarea permanente de la gestión pública, saber qué se ha hecho, cuál es la situación actual y qué se pretende transformar o alcanzar, son aspectos que se deben tener claros a la hora de tomar decisiones; sino, de nada vale contar con miles de millones de pesos disponibles, en tanto se corre el riesgo de que los recursos resulten siendo invertidos en programas y proyectos que nadie necesita.

Es aquí donde los datos juegan un papel determinante. Saber qué tipo de información es relevante y cuál no, qué datos se necesitan, cómo se pueden usar, cómo hacer para que se conviertan en instrumentos de gobierno, qué decisiones se pueden tomar con ellos, son interrogantes válidos y necesarios a la hora de gerenciar el territorio.

La forma en la que se administran los recursos públicos debe ser muy cuidadosa, allí están en juego las condiciones de vida de los ciudadanos, los bienes públicos y el desarrollo de los municipios. En ese orden de ideas, se vuelve de vital importancia que tanto alcaldes como servidores públicos reconozcan el valor de los datos, de las mediciones, de conocer las realidades particulares. Llevar una trazabilidad de las situaciones que nos afectan y definir indicadores que permitan conocer los retos y avances que se han tenido, permite planear y gestionar mejor.

Medirse no solo debe ser una tarea para cumplir con las exigencias de las entidades nacionales o regionales que solicitan la información o para rendir cuentas a través de los informes de gestión, que bien necesarios y pertinentes son. Medirse debe ser un acto de consciencia y de reconocimiento de lo que se ha hecho, de lo que se ha avanzado y de los retos que se enfrentan.

La medición debe ser entonces, un ejercicio lo suficientemente riguroso, frecuente, y organizado que pueda ser usado para tomar decisiones, pero además, para establecer metas y objetivos realmente viables y alcanzables, no utopías.

Publicado en Ciudad Sur – Edición #50/Septiembre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *