Una oportunidad para pensar el territorio

Una de las oportunidades de desarrollo que tienen los municipios del Aburrá Sur está relacionada con el ordenamiento territorial. Es necesario encontrar puntos de conexión y articulación entre los municipios y concertar acciones respecto a sus diferencias.

Aburrá Sur Cómo Vamos, habló con los ponentes invitados a la Octava Asamblea de ProSUR que tuvo como tema central el Ordenamiento y la Transformación del Territorio. Estas fueron las reflexiones que nos dejaron:

  • La transformación territorial – Esteban Salazar, Director Planeación Envigado

  • La planificación territorial – Édgar Mora, Alcalde de Curridabat, Costa Rica

¿Qué territorio soñamos habitar?

Los principios básicos de la planificación consisten en reunir la información necesaria, analizar los caminos posibles para orientar la acción, elegir los senderos adecuados y echar a andar el plan con base en los objetivos propuestos. Tal vez parezca sencillo de realizar, pero, en la práctica, el ejercicio de planificación incuba tantos aspectos que requiere de un trabajo juicioso, riguroso, metódico y dialogante entre los diferentes actores territoriales, para que efectivamente logre ser pertinente y posible de desarrollar.

Si bien cada uno de los municipios que componen el Valle de Aburrá hace su ejercicio de planificación y desarrollo del territorio, aspectos como el incremento poblacional, las problemáticas ambientales, la movilidad, la seguridad ciudadana, la gestión en salud, entre otros, borran las fronteras municipales y generan impactos que afectan, de una u otra forma, las dinámicas de todos.

Este fenómeno, conocido como conurbación, es una realidad en el Valle de Aburrá, considerando la cercanía entre los 10 municipios y el acelerado crecimiento poblacional que provoca una interacción permanente entre los ciudadanos. Por ello, la planificación del territorio no puede seguir siendo un ejercicio individual de cada municipio, que tiene como límite las fronteras físicas con los vecinos. La desarticulación, en parte, ha generado problemáticas que van y vienen de un lugar a otro y terminan generando un balance negativo en términos de la calidad de vida de las personas en el territorio.

Es necesario hallar puntos de encuentro, de convergencia y de diferencia que motiven la reflexión, el diálogo y la concertación colectiva sobre las dificultades y potencialidades de los municipios en sintonía con la región metropolitana; incluso, en perspectiva de las dinámicas departamentales, nacionales y globales.

Ese ejercicio compartido también deberá permitir la reflexión permanente sobre las graves problemáticas que representa la aglomeración creciente de personas en centralidades que crecen de manera desmedida. ¿Son realmente sustentables las grandes ciudades, considerando las permanentes e irreversibles problemáticas sociales y ambientales que suscita semejante presión sobre los ecosistemas y el permanente consumo de recursos naturales con sus consecuentes impactos sobre la calidad de vida? Se están preguntando los expertos hace tres décadas. Sin embargo, mientras se conciben respuestas de mayor pertinencia a este fenómeno creciente a nivel global, es necesario trabajar de manera articulada para  visionar y concebir un plan territorial que oriente una gestión compartida en pro del desarrollo sustentable de los municipios y, por ende, del Valle de Aburrá.

Con base en lo anterior, es necesario resaltar iniciativas como la mesa de trabajo conjunto entre las Secretarías de Planeación de los cinco municipios del Sur del Valle de Aburrá, quienes, con el liderazgo de Sabaneta, optaron por dinamizar un espacio de encuentro, diálogo, análisis de problemáticas comunes y potencialidades del territorio, para concebir planes de ordenamiento consecuentes con los retos de todos.

Esta iniciativa va en sintonía con la estrategia del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, quien viene construyendo, con base en los Diálogos Ciudadanos, el Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial (PEMOT), con el cual se pretende articular las instancias de planificación de los 10 municipios del Valle. Dicho Plan se presentará en junio de este año a la Junta Metropolitana, y se espera que permita gestionar de manera compartida los retos y los potenciales del territorio.

Lo que se viene realizando en el Valle de Aburrá en términos de la planificación territorial tendrá alta incidencia en el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), principalmente, marcará  diferencia respecto al reto de trabajar por la concepción de ciudades viables, aportando con ello a que los conglomerados humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles (ODS No. 11). Lograrlo requiere entonces que construyamos de manera conjunta y participativa el territorio que soñamos habitar.

¿Cómo está la medición de los ODS en el Aburrá Sur?

El Aburrá Sur hace parte del piloto sobre herramientas de medición y seguimiento a las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Como parte de un programa piloto acompañado por la Universidad de Columbia (New York), los municipios del Aburrá Sur, a través del Programa Aburrá Sur y la Red de Ciudades Cómo Vamos, hacen parte de un estudio que busca compartir herramientas de medición y seguimiento al cumplimiento de las metas ODS en el territorio.

El pasado viernes 16 de marzo, el Programa Aburrá Sur Cómo Vamos convocó a una mesa de trabajo en la cual estudiantes de la Universidad de Columbia y la Fundación Corona que hacen parte del proyecto de adaptación de métricas y seguimiento al cumplimiento de los ODS, trabajaron con funcionarios de las secretarías de planeación de Caldas, Envigado e Itagüí, para avanzar sobre una mejor comprensión de los retos, las barreras y las oportunidades que tiene el territorio para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  Esta acción fortalece el piloto Aburrá Sur Sostenible que Aburrá Sur Cómo Vamos viene adelantando con la alianza Antioquia Sostenible.

Este ejercicio en el Aburrá Sur permitirá revisar y adaptar las metas, las métricas y las herramientas para alcanzar los ODS en escala local, considerando que no todos los objetivos son logrables en todos los contextos, y teniendo en cuenta que un número importante de indicadores han debido ser desarrollados por las diferentes ciudades para contextualizar mejor las metas y los indicadores ODS. Dicha adaptación requiere de un enfoque multi-sectorial y multi-actor que permita cerrar las brechas en materia de acceso y calidad de la información que manejan los municipios.

ODS3

Con la información reunida, se espera diseñar un instrumento de seguimiento y monitoreo útil e implementable que permita aterrizar las metas e indicadores nacionales definidos en el documento CONPES 3918, considerando las realidades locales. Lo anterior, buscando mayor apropiación de los ODS por parte de las administraciones municipales, el sector privado, la academia y la ciudadanía. Para ello, se involucrarán en el proceso diferentes actores sociales con los cuales se espera identificar los principales desafíos de los municipios en perspectiva del desarrollo de la agenda 2030.

El proceso continuará en sus diferentes etapas, para lo cual conformaremos una mesa técnica de diálogo y discusión en el territorio, donde converjan las administraciones municipales, las fuerzas vivas de las localidades y Antioquia Sostenible para trabajar mancomunadamente por el logro de los ODS. El programa Aburrá Sur Cómo Vamos, extenderá las futuras invitaciones para continuar el trabajo que comenzó en el mes de marzo.